Recursos BV

La baja visión nos limita el número de tareas que somos capaces de realizar. Para superar esta barrera contamos con multitud de recursos que permiten mejorar la autonomía personal. Estos recursos van desde las ayudas visuales a cualquier otro dispositivo que nos ayude a ejecutar una determinada tarea. Las ayudas a la baja visión están enfocadas a controlar:

  • la iluminación
  • el contraste
  • el tamaño (magnificación)
  • proporcionar información de audio.

Es muy importante, para elegir una ayuda adecuada, especificar bien  que tipo de tarea se desea realizar, las condiciones de trabajo y las características del paciente.

Podemos clasificar las ayudas en:

Ayudas ópticas

Destinadas a trabajar sobre el resto visual del usuario,  magnificando la imagen de la realidad y en ocasiones mejorando el contraste. Los elementos que se utilizan son puramente ópticos y podemos encontrar

  • Lupas (de mano, de sobremesa, con luz, en brazo articulado…)
  • Telescopios manuales (focal fija, focal variable)
  • Telescopios montadas en gafa
  • Microscopios
  • Telescopios
  • Telemicroscopios
  • Filtros

Ayudas no ópticas

Son todos aquellos dispositivos no ópticos que nos facilitan el desarrollo de las tareas cotidianas, así como los accesorios que potencian el uso de las ayudas. Normalmente están enfocados a mejorar la iluminación, el contraste o la identificación.

  • Control de la Iluminación y el contraste mediante distintos tipos de luz.
  • Rotuladores de trazo grueso
  • Teclados, teléfonos, relojes de alto contraste y mayor tamaño.
  • Utensilios de cocina alto contraste, juegos de ocio…
  • Elementos parlantes en relojes, móviles, básculas, medidores de glucosa….

Ayudas electrónicas

Tienen como finalidad la magnificación y el alto contraste. Su calidad es muy buena. Gran parte de ellas están diseñadas para personas con muy poca visión, y  si incluyen lectores de texto, también para personas ciegas. Al ir dirigidas a un público tan específico su precio es elevado.

TIC

Es habitual disponer de ordenadores, tablets o smartphones. Los fabricantes de estos dispositivos cada vez incorporan más grados de accesibilidad con el fin de llegar a más  público. Además, hay que unir el mayor número de aplicaciones  que se diseñan para el colectivo de personas con discapacidad. Las TICs incorporadas a nuestra vida nos proporcionan autonomía personal facilitando las actividades del día a día.

Desde la asociación podemos asesorarte sobre este tema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *