DEGENERACIÓN MACULAR ASOCIADA A LA EDAD (DMAE).

imagen DMAE

La innovación es clave para abordar la principal causa de ceguera.
El diagnóstico precoz y el acceso regular y puntual al tratamiento es determinante para evitar la evolución de la enfermedad y la pérdida irreversible de la visión. Un oftalmólogo especializado y un representante de los pacientes opinan sobre el nuevo modelo asistencial para la DMAE.

En España, más de 800.0000 personas padecen Degeneración Macular Asociada a la Edad,enfermedad degenerativa que afecta a la mácula y que es la primera causa de ceguera. La mácula es un área ubicada en el centro de la retina, en la parte posterior del ojo, que es la responsable de la visión central directa y de que veamos de manera nítida y con detalle.
Se trata, por tanto, de una patología altamente invalidante y que genera dependencia. “La mirada es normal y la visión periférica, se mantiene, pero no veremos si el semáforo está verde, ni diferenciaremos el número del autobús que queremos coger o el número de la cita en el médico o en la carnicería”. Así lo describe Andrés Mayor, presidente de Acción Visión España, una asociación que congrega a pacientes que necesitan apoyo para seguir adelante con su día a día. Porque esta enfermedad afecta a todos los órdenes de la vida y supone una pérdida importante de autonomía y de calidad de vida. “Dejas de conducir, de leer, de ver la televisión, de reconocer la cara de tus seres queridos y de las personas que te saludan en la calle y eso genera mucha ansiedad y te sientes muy inútil, tu autoestima cae en picado. Te aíslas muchísimo intentando no ser una carga para nadie: tu pareja, tus hijos, tus amigos”, relata Andrés Mayor.

Históricamente se describen dos tipos de DMAE, una forma seca (menos agresiva) y la húmeda o exudativa (de rápida evolución). Sin embargo, tal y como argumenta el Dr. Javier Zarranz-Ventura, especialista en Retina Médica y Vítreo-Retina en Hospital Clínic de Barcelona, actualmente se piensa que la enfermedad progresa de forma continua desde las alteraciones incipientes menos graves hasta la atrofia completa del epitelio pigmentario de la retina, pudiendo aparecer en ese curso vasos sanguíneos anormales: “Estos neovasos o neovascularizaciones son los que producen la acumulación de liquido en la retina, y corresponden a lo que se llamaban formas húmedas. Su importancia reside en que son muy agresivos y pueden dar lugar a cicatrices irreversibles con perdida visual asociada si no se tratan urgentemente mediante inyecciones intravítreas de fármacos antiangiogénicos (anti-VEGF)”.

Os dejamos la noticia completa en el siguiente enlace

FUENTE:


Periódico Nueva España.24 de Julio.

TEXTO:


Beatriz García.

Una respuesta a «DEGENERACIÓN MACULAR ASOCIADA A LA EDAD (DMAE).»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.