La cirugía en Glaucoma.

ojo con glaucoma
ojo con glaucoma

La cirugía del glaucoma no suele ser el primer paso para el tratamiento de la hipertensión ocular con daño del nervio óptico. Sin embargo, puede salvar la vista del paciente si otras opciones de tratamiento del glaucoma no funcionan. Por otra parte, los medicamentos hipotensores oculares pueden causar efectos secundarios y, en ocasiones, puede hacer falta un descenso tensional «inmediato». En estos casos, la cirugía del glaucoma es la opción más conveniente.

¿CUÁNDO ESTÁ RECOMENDADA LA OPERACIÓN DEL GLAUCOMA?

Cuando aparecen efectos secundarios de los hipotensores oculares
Como hemos dicho, el tratamiento del glaucoma con hipotensores oculares puede causar efectos secundarios importantes en pacientes con patología cardíaca (producen enlentecimiento del latido cardíaco, bradicardia), o patología bronquial (estrechamiento bronquial o broncoespasmos), además de efectos locales oculares como: alergia, intolerancia o efectos cosméticos. En todos estos casos, la cirugía del glaucoma será la mejor opción.

Cuando el daño glaucomatoso es grave
Importantes estudios demostraron que, cuando el daño glaucomatoso es visible a nivel del campo visual, significa que un 30% de las fibras nerviosas oculares ya se han perdido. Si se sospecha un deterioro progresivo del nervio óptico o no se alcanza la presión intraocular objetivo, es importante no demorar la cirugía del glaucoma. Ya que, la operación del glaucoma, proporcionará un descenso tensional mas intenso que los otros tratamientos.

¿EN QUÉ CONSISTE LA CIRUGÍA DEL GLAUCOMA?

Todas las técnicas de cirugía del glaucoma se realizan normalmente bajo anestesia local, es decir, aplicando anestesia al globo ocular. Así pues, el paciente no experimenta ningún tipo de dolor durante la cirugía del glaucoma aunque está despierto y consciente. El anestesista proporciona también fármacos sedantes al paciente para que esté tranquilo.

CUIDADOS DESPUÉS DE LA OPERACIÓN DE GLAUCOMA

Después de la cirugía del glaucoma es importante guardar reposo durante aproximadamente una semana. Es importante no realizar movimientos bruscos con la cabeza, no coger peso y limitar los movimientos. Sin embargo, no es necesario guardar cama durante este período. La incorporación progresiva a la vida normal dependerá del tipo de cirugía del glaucoma que se haya realizado. Si el paciente ha sido intervenido mediante cirugía MIGS, podrá realizar mayor cantidad de actividades mas precozmente que con las otra técnicas. Por lo general, se recomienda no realizar actividades deportivas durante el primer mes postoperatorio.

Tras una cirugía del glaucoma, es normal que el ojo esté enrojecido, dolorido o lloroso. También puede verse un pequeño bulto donde se realizó la intervención. Este bulto, situado en la parte superior del ojo, corresponde a la ampolla de filtración realizada durante la cirugía y es completamente normal. Se recomienda no fatigar el ojo intentando leer durante los primeros días del postoperatorio. Es normal que haya visión borrosa y, además, es posible que la graduación del mismo se vea modificada tras la operación y que, al cabo de unas semanas, sea necesario un ajuste de las gafas.

También es posible que, tras una intervención de glaucoma, se vaya desarrollando progresivamente una catarata. Esto sucederá con mayor probabilidad cuanto más invasiva haya sido la técnica empleada.

El paciente deberá utilizar colirios antiinflamatorios y antibióticos durante los primeros 2 a 3 meses de postoperatorio de la cirugía del glaucoma y en pauta descendente. El oftalmólogo modulará el tipo de tratamiento en función de la evolución de cada paciente.

Fuente y noticia completa.

Para saber más sobre el glaucoma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.